Los retos de una campaña antitabaco en Cuba

puro--647x231
Mujer fumando en La Habana. Foto: AFP

Por Abel Hernández Muñoz, integrante del Movimiento Ecosocial ProNaten

Cierto día y encontrándonos los colegas de la Sociedad Civil Cubana: Roberto Jiménez Gutiérrez, Cesar Iván Mendoza Regal, ex Director de JACU y yo sentados en un banco del Parque de la Fraternidad Americana sito en La Habana, contando con esa vista urbana notable que tiene como fondo al Capitolio Nacional de Cuba; nos sorprendió el gran número de transeúntes que pasaban fumando cigarros, a pesar de que el cáncer provocado por el tabaquismo es la segunda causa de muerte en Cuba donde, cada vez más jóvenes se enganchan con esta adicción y los ciudadanos negros, según los estudios realizados, tienen las de perder.

Les hice el comentario a mis colegas y a Roberto se le ocurrió la idea de hacer una campaña contra el tabaquismo en Cuba.

¡Qué reto el país donde nació la tradición!, en el que el tabaquismo siempre fue considerado parte de una cultura ancestral, un rubro exportable de gran aporte a la economía nacional y en el que los próceres lo practicaban.

En una nación donde las cosas no andan nada bien sobre todo en el ámbito económico, en el que el proceso inflacionario esquilma los bolsillos de los trabajadores y por tanto golpea los hogares, con precios inalcanzables hasta para los productos básicos, en el cual  imperan la incertidumbre, la abulia y el marasmo y, sobre todo el exceso de tensión nerviosa cotidiana en predios laborales y hogareños.

A veces nos tenemos que convertir en magos para llenar nuestras ollas y esa tensión emocional hay que canalizarla de alguna manera, se hace necesario entonces una válvula de escape, ya sea el sexo o refugiándonos en varias adicciones como el alcoholismo, el tabaquismo y los psicotrópicos.

Todos muy destructivos para el individuo, la familia y la sociedad. En las personas por las terribles consecuencias que trae para la salud sobre todo en su variante más extrema: el cáncer; en el seno familiar por lo costoso del hábito y de la atención al enfermo y a escala de toda la sociedad, por los cuantiosos recursos que representan por conceptos de seguridad social y certificados médicos.

César nos soltó la idea de hacer esta campaña con el objetivo estratégico de convencer a la gente de la necesidad de abandonar la nociva adicción. Yo le riposté que más que eso, nuestro propósito debía ser el de mostrarles de la forma más clara, amena y directa posible, los riesgos y que después el ciudadano escogiera: fumar conociéndolos o dejar el vicio para su bien, el de la familia y la sociedad.

Más información sobre el autor da click aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s